¿Cuestión de felinos?

Brincó la reja que separaba los jardines y subió al árbol más alto que encontró. Desde la rama, crujiendo por su peso, lograba distinguir claramente el gruñir del bulldog que amenazaba con dejarlo allí un buen rato.

Anuncios