En éxtasis

Contemplo en silencio

el cielo despejado, sin nubes,

solo el intenso azul embriagador

que estalla en mis pupilas

que me envuelve y me posee

puedo escuchar el sonido de la tierra

mis raíces zigzagueando sobre un suelo canela

corriendo hacia las profundidades

 hundiéndose, latiendo como las venas

dando fuerza, dando vida

contemplo en silencio

mi propio cuerpo

en meditación profunda

embriagado, en éxtasis.

Texto de Elizabeth Marín